Tome Acción

Utilice estos recursos para compartir, hablar y participar en la educación de otros y reducir el estigma de la salud mental.

Esté abierto a conversaciones sobre salud mental

Para reducir el estigma relacionado con las enfermedades mentales, debemos sentirnos cómodos teniendo conversaciones al respecto. Solía ser que el cáncer era un "tabú" para hablar, pero a través de conversaciones abiertas y honestas, el cáncer se desestigmatizó. Cuanto más hablamos sobre las condiciones de salud mental, más normalizado se vuelve. Iniciar la conversación es el primer paso.

Sea respetuoso con el lenguaje

Las palabras son poderosas: pueden curar y dañar. Recuerde a los demás que su idioma es importante. Es muy fácil abstenerse de usar las condiciones de salud mental como adjetivos y la mayoría de las personas están dispuestas a reemplazar su uso por algo más si explica por qué su lenguaje es problemático.

 

EXPLORE LOS CONSEJOS PARA CAMBIAR SU IDIOMA ››

Apoye la lucha y la recuperación de otras personas

Apoyar a otras personas puede ser un desafío, especialmente cuando no comprende su lucha. Es difícil saber qué decir y, a veces, puede sentirse como una gran presión. Pero su apoyo puede tener repercusiones que salvan vidas, ya que sentirse apoyado es uno de los aspectos más esenciales para una persona en recuperación.

 

EXPLORE LOS CONSEJOS PARA TENER CONVERSACIONES ››

Sea activo en la difusión de la conciencia sobre la salud mental

La percepción social de la enfermedad mental no cambiará si no actuamos para cambiarla. Depende de nosotros decirle a los demás lo que significa experimentar una condición de salud mental. La enfermedad mental es real y no siempre está bajo el control de una persona. Las personas que viven con enfermedades mentales no están solas, hay esperanza.