Oportunidades de Cambio

To play, press and hold the enter key. To stop, release the enter key.

press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom

Testimonios

Cuando entré por primera vez a Oportunidades de Cambio, tenía alrededor de 10 años. Tenía una sonrisa en mi cara y cada vez que me preguntaban cómo estaba, mi respuesta era "bien". No estaba bien. No sabía cómo comunicarme con mi familia. Mis padres se estaban recuperando de la dependencia química y no tenía la menor idea de cómo lidiar con eso. A medida que avanzaba, aprendí que está bien no estar bien todo el tiempo. Está bien estar enojada o llorar. Finalmente aprendí a amarme a mí misma.

- Hija, , 14 años

Cuando entré por primera vez a Oportunidades de Cambio, tenía alrededor de 10 años. Tenía una sonrisa en mi cara y cada vez que me preguntaban cómo estaba, mi respuesta era "bien". No estaba bien. No sabía cómo comunicarme con mi familia. Mis padres se estaban recuperando de la dependencia química y no tenía la menor idea de cómo lidiar con eso. A medida que avanzaba, aprendí que está bien no estar bien todo el tiempo. Está bien estar enojada o llorar. Finalmente aprendí a amarme a mí misma.

- Hija, , 14 años

Cuando entré por primera vez a Oportunidades de Cambio, tenía alrededor de 10 años. Tenía una sonrisa en mi cara y cada vez que me preguntaban cómo estaba, mi respuesta era "bien". No estaba bien. No sabía cómo comunicarme con mi familia. Mis padres se estaban recuperando de la dependencia química y no tenía la menor idea de cómo lidiar con eso. A medida que avanzaba, aprendí que está bien no estar bien todo el tiempo. Está bien estar enojada o llorar. Finalmente aprendí a amarme a mí misma.

- Hija, , 14 años

Cuando entré por primera vez a Oportunidades de Cambio, tenía alrededor de 10 años. Tenía una sonrisa en mi cara y cada vez que me preguntaban cómo estaba, mi respuesta era "bien". No estaba bien. No sabía cómo comunicarme con mi familia. Mis padres se estaban recuperando de la dependencia química y no tenía la menor idea de cómo lidiar con eso. A medida que avanzaba, aprendí que está bien no estar bien todo el tiempo. Está bien estar enojada o llorar. Finalmente aprendí a amarme a mí misma.

- Hija, , 14 años

For more information, please contact Marbell Alvarez at alvarezm@lifeworkssc.org or (707)568-2300 ext. 110.